Mail: info@people-tech.es | Teléfono: 961 930 195

Todo sobre el derecho a la desconexión digital

El verano es una época perfecta para hablar sobre la desconexión digital. No hace tanto tiempo (o al menos eso quiero creer) que vivíamos totalmente desconectados/as del trabajo, y de todo el mundo. Íbamos y veníamos a los sitios, socializábamos con la gente y quedábamos sin necesidad de teléfonos móviles. En cuanto salíamos por la puerta de casa, del instituto o del trabajo éramos libres.

Ahora, en cambio, tenemos la ventaja de poder comunicarnos con quién, cuándo, cómo y dónde queramos abriendo la palma de la mano. Eso incluye, obviamente, al trabajo.  No se trata de denostar el uso de las tecnologías, porque he de reconocer que nos han hecho la vida mucho más fácil. Aunque sí es verdad que ahora las fronteras entre las diversas facetas de nuestra vida se desdibujan y es necesario aplicar medidas para separarlas.

Legislación sobre la desconexión digital

Diciembre de 2018 España. Entrada en vigor la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal y Garantía de los Derechos Digitales (“LOPDGDD”). En su artículo 88 reconoce legalmente el derecho a la desconexión digital en el ámbito de la relación laboral.

Concretamente este es el texto del artículo:

“Artículo 88. Derecho a la desconexión digital en el ámbito laboral.

  1. Los trabajadores y los empleados públicos tendrán derecho a la desconexión digital. A fin de garantizar, fuera del tiempo de trabajo legal o convencionalmente establecido, el respeto de su tiempo de descanso, permisos y vacaciones. Así como de su intimidad personal y familia.
  2. Las modalidades de ejercicio de este derecho atenderán a la naturaleza y objeto de la relación laboral. Potenciarán el derecho a la conciliación de la actividad laboral y la vida personal y familiar. Y se sujetarán a lo establecido en la negociación colectiva o, en su defecto, a lo acordado entre la empresa y los representantes de los trabajadores.
  3. El empleador, previa audiencia de los representantes de los trabajadores, elaborará una política interna dirigida a trabajadores. Incluidos los que ocupen puestos directivos, en la que definirán las modalidades de ejercicio del derecho a la desconexión. Y las acciones de formación y de sensibilización del personal sobre un uso razonable de las herramientas tecnológicas que evite el riesgo de fatiga informática. En particular, se preservará el derecho a la desconexión digital en los supuestos de realización total o parcial del trabajo a distancia. Así como en el domicilio del empleado vinculado al uso con fines laborales de herramientas tecnológicas.”

El problema es que no es un artículo muy desarrollado. Deja mucho en mando del acuerdo entre empresa y sus trabajadores/as y al desarrollo de políticas internas al respecto.

Opciones para implantar la desconexión digital

Como bien indica la Ley, el primer paso es crear en la empresa una política interna relativa a la desconexión digital. Para ello hay que contemplar los siguientes puntos:

  • Compromiso en firme de la empresa de respetar el tiempo de descanso de los/as trabajadores/as.
  • Establecimiento de una categorización de prioridad de motivos por los que se necesitaría contactar con alguien fuera de su horario de trabajo. Si algo de es de categoría baja o media, emplaza el contacto al siguiente día laborable.
  • Generar guardias por departamento para evitar que siempre se contacte a las mismas personas y bonificar estas guardias de alguna manera.
  • Protocolo para intentar evitar este contacto: redirección a manuales, procedimientos anteriores, personas que estén de guardia, etc.
  • Protocolo de no permitir envío de correos electrónico en una franja de horas concreta.

Hay que concienciar a los miembros de la empresa de que sólo se puede contactar con alguien que está fuera de su horario laboral en casos muy particulares. De urgencia elevada.

Mea culpa

El peso de esta desconexión no recae únicamente en la espalda de la empresa. Nosotros/as mismos/as durante nuestro tiempo de descanso nos vemos en la tentación de mirar el móvil de la empresa. ¿Quién no consulta la bandeja de entrada del correo electrónico para ver si está muy llena o si nos ha llegado algún correo importante?

Debemos evitar hacer esto, ya que no descansamos realmente. Y un buen descanso es clave para volver a nuestro día a día con las pilas totalmente cargadas. Viene bien no pensar por unos días en la oficina y no sentirnos culpables por no haber contestado esa llamada de teléfono porque estábamos en el gimnasio o en una ruta por la montaña y no teníamos cobertura.

También debemos saber delegar en nuestro equipo. Muchas veces nos llaman porque nadie más tiene acceso a un programa o documento o porque nadie saber hacer algo concreto. Si previamente no hemos querido delegar esta tarea o dar acceso a otras personas, se vuelve en contra nuestra cuando queremos desconectar.

Cómo nos afecta la no desconexión digital

Además, afecta a nuestras relaciones personales y familiares. Estar cenando con familiares o amigos/as y que de pronto se levanten de la mesa para atender una llamada del trabajo es un fastidio y corta el ambiente. Y aún más si no es algo grave, sino una consulta que le podían haber hecho al día siguiente. Si esto se convierte en habitual, puede generar tensiones entre las parejas o familias. Actuando así, el tiempo que se pasa con ellos/as no es tiempo de calidad. En vez de a nuestros seres queridos, se lo estamos dedicando al trabajo.

La empresa debe comprender que si permite que su plantilla descanse y desconecte será mucho más productiva. La compañía tendrá una mejor imagen. Obteniendo de esta forma una mayor visibilidad como “employer branding”. Este asunto es de gran importancia para muchas personas y como hemos dicho al principio, nos afecta a casi todos/as.

PeopleTech es una empresa tecnológica, por lo que debemos tener especial cuidado con este asunto. Desde RRHH nos tomamos muy en serio la desconexión digital.

Comparte tus pensamientos

Sin comentarios

Deja un comentario